lunes, 13 de febrero de 2017

Fabio Fernández, el otro presidente

 Por Ariel Vilachá para MasRojo (Lunes 22 hs por AM 890)

Fabio Fernández, el empresario gastronómico, como gerente financiero desde diciembre controla todas las áreas del club. El hombre fuerte con más poder después del presidente, incluso que su hijo Pablo y la tesorera. Decide y controla cada peso que entra y sale. Fue el artífice con Maldonado del acuerdo por Boyacá
Desde que Independiente peleaba por el ascenso, Fabio Fernández ya era protagonista. El empresario gastronómico, dueño de la popular confitería Pertutti en Avellaneda, comenzaba a tomar protagonismo. Acercó las partes con los místicos que quedaban (Keblaitis entre otros) para llegar al acuerdo de ayuda por parte de la Agrupación Independiente. Comandó todo el acto eleccionario, que llevaría a la postre a Hugo Moyano como presidente.


Una vez conseguido el triunfo, Fernández fue tomando protagonismo, cerrando acuerdos, fundamentalmente relacionado con las deudas que agobiaban al club. Uno de esos acuerdos fue el llevado adelante con los Banco Macro y Mariva. El propio Hugo Moyano, en un video institucional, tiene a su derecha sentado a Fabio Fernández. En dicha nota Moyano declaró  “Hoy dimos un paso muy importante y se van a sumar otros más, ya que nos propusimos sacar a Independiente de la situación financiera en que estaba y sacarla adelante en lo deportivo. Uno de los artífices es quien tengo aquí a mi derecha” por Fabio Fernández, quién estaba a su lado.

Desde ese momento Fernández comenzó a encabezar el sector financiero del club. En el último año, y más precisamente en el segundo semestre, tomó más protagonismo y poder de decisión. La salida del gerente Fabián Braco (hombre que redactaba los contratos), se fue a Gimnasia de la Plata. Según lo informado en el programa Late Independiente, Fernández tomó el control de todas las áreas. Incluso por encima de la tesorera, Liliana Toribio, quién siendo del riñón de Moyano, tuvo algunas decisiones que no fueron del agrado del presidente. El empresario gastronómico tomó el control de cada peso que entra y sale. A tal punto que gente de su propio riñón, son los firmantes del fideicomiso financiero, ideado por la gestión anterior, que da funcionamiento al club, ya que Independiente tiene sus propias cuentas bancarias embargadas. Dicho fideicomiso no puede estar conformado por dirigentes directos, por incompatibilidad de funciones. Es así, entonces, que Fernández nucleó a gente de su entera confianza para dar funcionamiento al mencionado fideicomiso.

Luego del  anuncio fallido de Pablo Moyano respecto de la deuda por Boyacá (NDR: Pablo Moyano había anunciado el 14.11.16 en el programa oficial en Crónica TV que el acuerdo se había firmado.  ver aquí https://www.youtube.com/watch?v=-rIIh6uTu6Q ). Fue el propio Fabio Fernández quién tomó las riendas para llegar a consolidar, junto al secretario general Héctor Maldonado, el acuerdo para levantar el embargo con sentencia de subasta que había por la sede de capital federal de Boyacá 470, el cual se hizo efectivo el último jueves, , con un importante beneficio: Fernández y Maldonado consiguieron una quita importante, ya que la sentencia era por 227 mil dólares, y se cerró el acuerdo con  la financiera LRPG abonar la cantidad de 135 mil dólares y cerrando otro gran acuerdo de la gestión.

Además Fernández tomó control minucioso de los gastos de la obra del estadio, ante algunos gastos elevados y de difícil justificación, pusieron con los nervios de punta a Hugo Moyano, dando directa intervención a Fernández, que controla, revisa y verifica, cada peso que sale por la obra, la cual está llegando a su fin.

Así Fabio Fernández tomó el control general del club, cuando no está Moyano por su gran cantidad de tareas, Fernández manda y ordena. Hasta verifica las tareas de los empleados, ausentismos y dialoga con los delegados gremiales del club. Está presente en cada viaje con el plantel y atiende cada reclamo que pueda tener algún jugador o el propio entrenador del primer equipo.

Un club, dos presidentes.

Moyano el uno indiscutido que da el visto bueno a todo.

Fabio Fernández, el otro presidente.